¿Qué pretendemos?


TLP (Trastorno límite de la personalidad) es una enfermedad
poco conocida en nuestra sociedad y que cualquier persona a tu alrededor puede
estar sufriendo. Con esta página queremos acercarnos a aquellas personas que se
interesen por el tema y, sobre todo, a aquellas personas que padecen dicho
trastorno. Aquí podrás encontrar información, artículos curiosos y un apoyo las
24 horas del día. Si quieres participar o ponerte en contacto con nosotros no
dudes en escribirnos a tlpcontigo@gmail.com.
También puedes seguirnos en Twitter (@tlpcontigo)

jueves, 12 de abril de 2012

Entrevista a un paciente con TLP

Una consecuencia de mi vida: el Trastorno Límite de Personalidad


M.S.T. es un chico de 21 años, que está siendo tratado por padecer TLP. El primer recuerdo que tiene de su vida es el de su padre maltratando a su madre. Por ello se fueron a vivir a casa de sus abuelos, donde sufre abusos sexuales de su abuelo, y deciden volver a la casa de su padre, que sigue maltratando a la madre y, desde entonces también a él. Por ello, deciden ir a Madrid y entrar en una asociación de madres maltratadas que les facilitaban pisos con los que iban cambiando cada cierto tiempo de zona, por miedo a que su padre los descubriera. Cuando su madre conoce a otro hombre, MST ingresa en un centro de menores por problemas con su madre, donde es maltratado durante los tres primeros años.

Con 13 años comienza a fumar porros como forma de expresión y tiene su primer intento suicida; pocos meses después se encuentra viviendo en la calle hasta que la policía le lleva a un centro de acogida, donde se producen maltratos y vejaciones a los residentes en él. A los 18 encuentra trabajo, sale del centro y se va a vivir a un piso compartido. Después de todas estas vivencias, comienza a robar como algo que él no puede controlar y su agresividad crece cada vez más.

M.S.T. entra a terapia de TLP hace 5 meses, en los que nota una gran mejoría en cuanto al consumo de cannabis, a los robos y a la agresividad. Ahora está motivado, estudiando para sacarse la ESO y con una hermana pequeña, que considera su mayor motivación.

P: ¿Qué es para ti el TLP? ¿Cómo afecta en tu relación con los demás y en tu día a día?
R: El TLP es un descontrol total de emociones, buenas y malas, si no tenemos las buenas las buscamos intensamente para obtener sensaciones fuertes para llenar el vacío que tenemos. El trastorno para mí significa tener miedo a todo: a las relaciones, al descontrol, al vacío... A la vez que llenamos el vacío, los métodos nos llevan a la rabia o a sentimientos negativos.

P: ¿Sientes que la sociedad es desconocedora del trastorno?
R: Creo que la sociedad no conoce el TLP, y creo que si vieran cómo somos nos aborrecerían, porque podemos llegar a parecer vagos que sólo buscan emociones fuertes y conductas negativas; y eso no es así.

P: ¿Sufres algún trastorno o enfermedad derivado del TLP?
R: En principio tengo rasgos de psicopatía, diagnosticado como rasgos de personalidad psicópata (cuidado, no confundir con homicida), lo que supone una explicación para sus conductas agresivas y delictivas en genral.

P: ¿Alguna vez has ingresado por TLP?
R: Por el TLP, exactamente, no; pero sí por un trastorno disociado en el ámbito familiar. Casi todos mis ingresos han sido por intentos de suicidio o autolesiones graves. En ningún ingreso me diagnosticaron el trastorno de personalidad.

P: ¿Qué es lo que esperas cuando superes tu enfermedad?
R: Sacarme la ESO y, si pudiera, tener un trabajo; llegar a la universidad y estudiar Educación Social o algo parecido.

Añade un apunte: Casi todas las personas con TLP son consumidores de drogas o tienen alguna adicción como la de autolesionarse o automedicarse. La crisis les lleva como pretexto a delinquir para conseguir dinero para drogarse, otros lo hacen por el simple hecho de sacar la rabia de dentro agrediendo o rompiendo mobiliario urbano, sólo por la necesidad de llenar el vacío. Todas esas personas deberían acudir a profesionales porque suelen tener problemas con la sociedad que les rodea y con su personalidad, y normalmente no conocen el problema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada